8/2/10

Invicta poesía

Me gustó muchísimo más el anterior largometraje de Clint Eastwood, Grant Torino, que el que ha llegado a nuestros cines en las últimas semanas: Invictus. Buena la caracterización de Nelson Mandela que realiza Morgan Freeman. Detesto, por otro lado, la utilización de los grandes eventos deportivos para las reivindicaciones identitarias: de eso ya sabemos mucho por estos lares. Interesante la proyección que se hace de la poesía ante el gran público: un arma cargada de futuro. Imposible no recordar el libro de Wole Soyinka que publicamos semanas atrás y que fue escrito durante los meses de encarcelamiento incomunicado que padeció en los años sesenta en Nigeria. Mandela le entrega al capitán del equipo nacional de rugby sudafricano un poema manuscrito titulado como el largometraje, Invictus. La actitud reconciliadora del lider negro recorre los versos del poema y actúa como correa de transmisión en el espíritu del capitán hacia el resto de compañeros del combinado. Tal vez exista cierta incapacidad del cine para concentrar en una cinta toda la carga emocional del reencuentro entre razas que se produjo en la Sudáfrica post-aparheid. En ese sentido los logros de Eastwood me parecen muy limitados (en comparación con su anterior película). Invictus emociona a ratos pero, al final, uno acaba con la sensación de haber asistido únicamente a una recreación épica de una gesta deportiva. Y para gestas ya tenemos al Atleti.

9 comentarios:

Justo Sotelo dijo...

Lo del Atleti es algo especial. Como dicen en otra película que está aún en las carteleras, "Buscando a Eric", que tamnbién utiliza el deporte como una cuestión moral, pero que es mejor que "Invictus", dentro de su sencillez, a lo largo de la vida uno puede dejar a su pareja, a sus amigos (o algo así), pero jamás al equipo de su niñez. ¿Por qué somos del Atleti, papá, me ha preguntado también mi hijo? En fin, el Atleti no hace gestas, sino que representa una forma de ver la vida.

Pepo Paz Saz dijo...

Claro, Justo. a mí esta peli me ha recordado la esencia de otra mítica: "Evasión o victoria". Aunque también tengo otra cosa clara que ni un poema me haría cambiar: yo no me pondría una camiseta y una gorra del Barça en la puñetera vida. Por eso, en el fondo, me parece tan poco creíble la versión de Eastwood de la proeza de Mandela (que sí fue cierta, por supuesto)

Voltios dijo...

no la he visto pepo, pero pienso por la crítica que gran torino es mejor.

por cierto, si puedes vete a ver the road, increíble adaptación del libro de cormac.

Ángel Paniagua dijo...

No he visto aún «Invictus», pero desde la mágnífica «Escalofrío en la noche» ninguna suya me ha defraudado por completo... Las opiniones que vengo oyendo y leyendo van en la línea de las vuestras, y por los tráilers y comentarios que he visto supongo que tendréis razón... Sí me gustaría saber si la habéis visto doblada o en V.O.S., porque en las secuencias que se han podido ver me da la sensación de que el doblaje aquí acentúa y enfatiza ese carácter "épico"... ¿Quizá eso estropea más el resultado final?

Pepo Paz Saz dijo...

Yo ayer la vi doblada. Me fui con unos amigos y ya habían elegido la sala. Pero no creo que sea tanto un problema de eso como del montaje de la película: a veces da la sensación de que tenían muchísimo material rodado y la versión final (en mi opinión, claro) parece como si tuviera un ritmo muy sincopado. A mí eso me desconecta mucho de la historia. Y los oe-oe-oe-oeeee, son futboleros totales...

Ángel Paniagua dijo...

Es muy probable que tu sensación sea acertada, de hecho con este tipo de películas que los estudios y productoras financian a lo grande aunque sospechan que cabe la posibilidad del (relativo o total) fiasco, ese exceso de material se hace a posta para luego sacar en DVD y/o BluRay ediciones normales, otras con algunos extras, una tercera "de lujo" con metraje añadido (y "montaje del director" no creo porque Eastwood creo que no es muy partidario)... Pura estrategia diseñada de antemano para redondear con el DVD las cuentas de resultados de la película.

Jachechup dijo...

Pues a mi me ha tocado alguna fibra.. Los planos de los guardaespaldas en ese pequeño cuarto donde aguardan, son parecidos a los jugadores cuando forman esa especie de piña contrapicada de "tiempo muerto" en medio del rugby, para reconducir la situación. Agresividad congelada y reflexión...como en política.Y el mensaje: "Como vamos a pedirles a los demás que cambien, si nosotros no lo hacemos".

Jachechup dijo...

Lo del RITMO SINCOPADO, hasta cierto punto tiene su lógica. Esa especie de bajo monótono es la característica principal del RAGTIME, música con la que Eastwood se ganó durante un tiempo la vida en Oakland, tempo que pudo inspirarle para "Bird", y que su hijo Kile recoge y da forma en la B.S.O. de "Invictus". La parte invisible del cine siempre es la más interesante.

Selva Otero-Pizarro dijo...

Aunque no vaya de cine, para el que no lo haya visto,recordarles que hoy mismo, sábado 13 de febrero 2010, Antonio Ortega en BABELIA nos trae un magnífico acercamiento a la poesía de Soyinka. Vale la pena leerlo porque con acierto nos invita a adentrarnos en ese mundo poético, casi desconocido.
Al margen queda el ¿adjetivo-neologismo? "poeticidad" que no figuraba en las arrugas de mis vocablos. ¿Alguien me puede ayudar en este mar de ignorancia?

Archivo del blog

Datos personales

Si estás interesado/a en saber más sobre nuestros libros visita la web www.bartlebyeditores.es

Visitas