1/12/09

Piratas en casa (no sólo en el Índico)

Los que apostamos por una obra literaria, los que ponemos nuestro patrimonio en juego porque creemos en la edición, en la Literatura, en que la lectura de libros es una vía que nos hace crecer y ser mejores, estamos desprotegidos frente a los piratillas. Aunque estos se crean muy graciosos. Abren hoy los diarios con una noticia importante: La Ley de Economía Sostenible permitirá que se corte el acceso a Internet a quienes piratean los contenidos. Es el caso del siguiente blog: Neorrabioso. Como podéis ver, hasta siete obras editadas por Bartleby en los dos-tres últimos años han sido saqueadas y están expuestas al pillaje virtual. Además, como he sido educado y le he pedido, por favor, que retire esos contenidos, le tengo que dar las gracias. Ya veis cómo están las cosas. Encima tenemos suerte de que no le hayan gustado otras tantas. O de que no haya tenido tiempo para teclear los contenidos en su blog.

Pues bien: desde este mismo momento, y amparados por la cobertura jurídica que nos ofrece la Asociación de Editores de Madrid, vamos a levantar acta notarial de todas las violaciones de nuestros derechos en internet y proceder judicialmente contra quienes ejerzan la piratería contra ellos. Por el bien de todos pero, en especial, de los autores que crean y, también, de los traductores que trabajan en la soledad de sus habitaciones intentando sacar los mejor de sí mismos para que los lectores accedan a la obra de esos autores. Si tenemos buenas traducciones es, simplemente, porque trabajamos con buenos traductores. Y el que piratea los contenidos de nuestros libros debe de saber que no nos está haciendo ningún favor: ni a Bartleby como editorial (ya tenemos otros medios para llegar a los lectores), ni a los traductores ni a los autores de la obra original.

69 comentarios:

ada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antonio Tello dijo...

Pepo, como autor, me solidarizo plentnamente con tu posición, según puedes ver en mi blog, aunque desde distinto punto de vista. Los que preconizan la gratuidad de la cultura se olvidan de que ni los editores honestos ni los autores y traductores pueden vivir del aire. Un abrazo.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Pues en esta ocasión, Pepo, le voy a dar la razón a Ada, y por tanto, a Batania.
No creo que este mundillo, por lo que lo conozco, funcione en plan "me bajo de internet los poemas de fulanita o fulanito y ya no me compro el libro". Más bien todo lo contrario. Uno siempre espera que el libro amplíe la emoción de lo que ha encontrado en internet. Y me parece de recibo reconocer la labor de difusión que blogs como el de Batania hacen por libros como los que vosotros editais. Blogs como el suyo favorecen más que se compren libros físicos que lo contrario. No dudo que Bartleby tenga otros medios para darse a conocer, pero, sinceramente, por mi humilde experiencia, creo que pocos medios funcionan ahora mismo como internet y los blogs en concreto para difundir obras como las que nos ocupan.
En segundo lugar, Batania reconoce que quizá se ha excedido con el número de poemas; aunque -no lo sé-no creo tampoco que se haya copiado los 44 poemas de un tirón, supongo que es algo que se habrá ido dando poco a poco y con tiempo. En cualquier caso, cualquiera que se ponga a buscar en internet puede encontrar esos 44poemas y más de Sharon Olds; o sea, puede fabricarse su propio libro o antología. Reconozco que yo también lo hago a veces cuando me interesa un autor o cuando sus obras son inencontrables en españa, y si es posible comprar su libro, éste suele ser el paso previo: conocer la obra del autor. Con lo que pago de hipoteca, no puedo arriesgar mucho en la compra de libros y aunque no deje de comprarlos, suelo ir a tiro fijo.

Por último, me parece que pirata es el que se enriquece con algo, el que saca partido; no soy capaz de ver qué provecho puede haber sacado Batania -al que, para despejar toda duda, conozco, he saludado varias veces, pero tampoco es íntimo amigo mío- de todo este asunto. ¿Que se haya dejado llevar por la pasión y se haya pasado en el número de poemas? Vale. Pero eso no es pirateo. Estais en vuestro derecho de darle un toque, pero me parece que se confunden las cosas. Como dice el propio Batania, tenéis razón, pero exagerais un poco, y esto lo añado yo, el punto de mira está desenfocado.
En cualquier caso, a mí me apasiona el tema y podría seguir hablando, pero, bueno, sólo quería decir que me alegro de que reflexionemos sobre esto todos juntos.
Abrazos,
Ana

Bartleby Editores. 1998-2008: Diez años creando lectores dijo...

Es que no se trata de dar mi opinión sobre el tema: se trata de que es ilegal apropiarse del trabajo de traducción de unos señores, que está publicado en papel, y colgarlo en Internet. Es así de simple. No se si el entusiasmo es un agravante o un eximente, pero me da igual. Piratea el que copia los contenidos y el TRABAJO de otros señores y lo cuelga en un blog (o lo que sea) con el objeto que sea. Se trata de que si a ti, Ana, te parece normal que se cuelguen 44 poemas de Olds o no sé cuantos de la Plath por la cara, no te preocupes que mañana vas a tener colgado en la red íntegro menos uno "La alambrada de tu boca". Eso sí, sólo para buscarte lectores. A tí te encantará. Si yo fuera Ana Pérez Cañamares no me gustaría. No me gusta que entren en mi casa y se lleven mis cosas, simplemente. Para venderlas o para tirarlas a un contenedor de basura.

Ernesto Calabuig dijo...

Sin conocer a Batania y opinando de modo muy general, a mí me parece que si uno quiere invitar a la lectura de un libro desde su blog basta con que haga una pequeña reseña o un articulito elogiándolo y justificando por qué le gusta y por qué quiere compartir públicamente ese gusto. Tal vez se pueda citar alguna frase o detalle del libro a modo de anuncio, pero nunca hacer un "volcado" global o casi global, porque para eso está el propio libro y el trabajo de editores, traductores, autores etc.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Antes de seguir con la polémica, me gustaría asegurarme de en qué tono o términos, dentro de qué límites se está dando.
Porque yo sí pretendo hablar de opiniones, razones, matices, etc., no de si algo es ilegal o no. A mí, como autora, como lectora y como blogger, me apetece reflexionar sobre el tema y con tal ánimo he entrado aquí. Reflexionar quiere decir que estoy incluso dispuesta a confesar mis dudas y contradicciones -que las tengo-o a que alguien me haga cambiar de opinión. O a dar opiniones que puede que no gusten a todo el mundo (porque yo, por suerte o por desgracia, no lo tengo claro, no vivo de esto y lo que gano por derechos de autor lo invierto SIEMPRE en comprar libros). Me parece un debate a priori rico e interesante, que, por desgracia, siempre parece implicar un ataque. Y, repito, como lectora, escritora y blogger, no pretendo atacar a nadie, sino exponer una visión que engloba varios puntos de vista dentro de lo que nos ocupa.
Pero igual es una charla para otro momento y otra ocasión.
Un abrazo, Pepo

Pablo Velasco Quintana dijo...

Me parece un tema fundamental.
Lo primero porque parece que el soporte en el que se reproduzcan los poemas (o cualquier obra de un autor, del tipo que sea) cambia nuestra percepción.
Yo hago una pregunta ¿y si el sr. Batania repartiera en papel, incluso bien encuadernados para facilitar la lectura, los poemas de Plath o Kapuscinski, cambiaría alguna opinión? Me temo que la respuesta es afirmativa. Pero insisto en que el soporte es lo de menos, luego ¿por qué esta condescendencia con internet?
En segundo lugar, la justificación que hace Batania en su blog se fundamenta en que quiere compartir lo que sabe y lo que ha aprendido. Fantástico, para eso existen una serie de excepciones a la propiedad intelectual como la cita. No hay inconveniente, y eso es lo que realmente promociona una obra, en que Batania transforme su blog pirateador, en un blog promocional en el que demuestre su sabiduría reseñando los libros de poemas, haciendo un estudio sobre los mismos.
Y por último lugar, apoyo y suscribo uno de los argumentos, el de recordar la labor del traductor, que a efectos de la ley y a efectos de la realidad, son autores, tan autores casi como el traducido, y ese esfuerzo merece ser recompensado.

Por cierto, no puedo remediar felicitar a Bartleby por editar a Kapuscinski. Gracias!

Pepe Rodríguez dijo...

A nosotros nos da palo en El Placer de la Lectura hasta entrecomillar alguna frase de cada libro, como para copiar cuarenta poemas. Creemos que la promoción de la lectura no se hace copiando sino señalando lo bueno que cada libro tiene e invitando a comprarlo para seguir con la experiencia.

Ánimo Pepo

Gsús Bonilla dijo...

Entiendo perfectamente tu postura Pepo, y si acaso hay que dar un tirón de orejas a Batania será por el exceso de celo, la pasión y la generosidad que pone en todo lo que hace, y a veces sin tener en cuenta como pueda ser el caso de perjudicar a un tercero como pueda serlo Bartleby, o simplemente es su mismo perjuicio; pero sinceramente sobre el tema que nos ocupa, este blog a contribuido más a aportar que a destruir, ha hacernos llegar una serie de autores que de otra manera a muchos otros no les hubiesen llegado, posiblemente habrían llegado por otra/s vía/s, seguro que si, no lo dudo.

Yo particularmente, tengo en cuenta bastante las recomendaciones que puedo encontrar
en Babelia, El Cultural, Abc o incluso las que hace Elena Medel en la revista calle 20, y alguna otra que ahora se me escapa, pero soy consciente que las recomendaciones que hacen estos medios y estas personas, las hacen porque previamente la editorial para la ocasión se preocupado por hacerles llegar el libro en cuestión, cosa que no es mala ni mucho menos, ni tampoco critico, es lo que hay y así funciona esto; pero si tengo coger un baremo que me va ha hacer inclinarme por uno u otro libro, suelo fiarme a pies juntillas de lo que sale por algunas bocas o por algunos blogs; y aquí es donde incluyo a Batania, pues aparte de ser una persona muy lúcida y otros adjetivos que no vienen al caso, es un lector como pocos, del que día a día uno aprende mucho, muchísimo, por el conocimiento que desarrolla y con el plus del que se deja los cuartos en la compra de libros, con lo cual, para mí su opinión goza de un poco más veracidad si cabe; otra cosa es la manera que tenga él de hacernos llegar sus posturas o recomendaciones, y en esta que nos ocupa es la que a ti particularmente entienda que te a dolido como editor y que estás en tu derecho, pues puede darse y seguro que se da el caso de que alguien se de por satisfecho y no compre el libro, aunque pienso que serán los menos, pues a quienes nos gusta la literatura hacemos un esfuerzo y a veces muy grande por tener en nuestra biblioteca lo que nos hace (al menos a mí) felices y que contribuye a mejorarnos como personas.
El debate está, hoy en día, si la red es beneficiosa o perjudicial para tal o cual interés, pero pienso, que no es nuevo, es como todo, y variará siempre del uso que se le de, no sé, prácticamente todo el mundo tiene un cuchillo en un cajón, pero la inmensa mayoría lo utiliza para abrirse un bocadita o picar un tomate…

Ahora, donde nos movemos, prácticamente nos hemos puesto caras todos y sabemos de qué pie cojeamos cada uno y a qué se debe nuestra cojera; aprovechémoslo y pongamos un poco de cordura, que seguro que se encontrarán las soluciones.

Abrazos.

Franco Luis G. dijo...

Pues yo estoy al lado de Pepo y Bartleby. Hay que proteger a los autores y a las editoriales que en definitiva hacen que los trabajos e ideas de estos salgan a la luz. Si permitimos la libre circulación sin contenido y encima sin permiso haremos que el esfuerzo de todo editor para publicar y vender sus obras sea en vano.

Pepo Paz Saz dijo...

Hola, Gsús. Vamos a ver, insisto: es que no se trata de discutir sobre el sexo de los ángeles. Se trata de que yo no puedo llegar y publicar un libro sin tener un contrato que me otorga los derechos de la publicación de esa obra. Se trata de que yo necesito firmar un contrato con un traductor para publicar su versión en castellano de la misma. Se trata, en definitiva, de que hay un marco legal de hacer las cosas y que nadie puede llegar, con buena, buenísima, excelente o mala malísima intención, y colgar casi la integridad de esa obra en la red. Como alguien ya ha comentado, las recomendaciones se deben hacer de otra manera. Es decir, si tú vas a la entrada que hizo Batania el otro día sobre el nuevo libro de Vúkusic, por ejemplo, se hace una incitación a la lectura cojonuda y sin copiar casi el libro en su integridad en el blog. Yo ayer le mandé un e-mail educado y le pedí, con buenas palabras, que por favor quitara esos contenidos y dejara un pequeño puñado de poemas. Todo de buen rollo. Y su respuesta ha sido animar a la gente a que se los copie porque los va a quitar. Y frivolizar sobre todo esto. Bien, insisto, no se trata de confraternizar sino de defender los legítimos derechos de la gente que se lo ha currado con esos libros, empezando por los traductores y acabando por nosotros, por Bartleby. A mí sus análisis me parecen también muy interesantes pero no mezclo una cosa con la otra. Él ha querido hacer público este tema y por nuestra parte no queda otra remedio que 1) trasladar el debate a su estanque y 2) tomar las medidas legales pertinentes si persiste en el abuso.

Selva dijo...

Pepo, sólo decirte que comparto plenamente tu post. Lo que sorprende es que el debate se ha ido por derroteros que nada tienen que ver. Se equivocaron de mesa, algunos. Todo mi apoyo, mi solidaridad a tu buen hacer y que sigamos disfrutando con Haroldo Conti (ya sabes...mi pasión), con Brigitte Reimann y tantos y tantos más.Pero acariciando sus hojas y subrayando sus dolores. Un abrazo

Ricardo dijo...

Los efectos de la Red son paradójicos.
Nos ha tocado vivir una época de incertidumbre con respecto a las ventajas y los inconvenientes de Internet.
Todas las herramientas inventadas por el hombre siempre han sido armas de doble filo: han tenido su parte positiva y su parte negativa.
Como dice el anuncio ese televisivo tan gracioso: ¿qué tiene la palabra "gratis" que a todo el mundo le gusta?
Indudablemente, cuando tenemos la posibilidad de conseguir gratis algo que deseamos, es difícil adoptar una actitud heroica y rechazarlo.
Pero vayamos por partes. En el caso de la música, ¿cuántas veces hemos comprado un disco con 12 canciones pensando que 11 de ellas tendrían una calidad similar a la que habíamos escuchado en la radio y después nos han defraudado?, y en el de la literatura, ¿cuántas veces hemos comprado un libro pensando que iba a satisfacer nuestras expectativas después de haber leído una crítica favorable sobre el mismo y luego nos ha resultado un texto infumable?
Unos lo llaman "piratería", y otros, "difusión", pero es difícil averiguar si los efectos de que una obra se divulgue gratuitamente por Internet benefician o perjudican a la larga a una editorial. El editor afectado puede pensar en un primer momento que claramente le perjudica que sus obras se puedan leer gratis, y en efecto, en parte es así, pero también se dan otros fenómenos: si te gusta el libro y lo quieres leer entero, tal vez te resulte más agradable leerlo en papel, y para ello tienes dos opciones: imprimirlo desde tu PC o comprarlo en la librería. Indudablemente, sale más caro imprimirlo en casa que comprarlo en la librería. Además, el libro encuadernado, con su cubierta, etc., es un objeto mucho más agradable que un tocho de folios.
Próximamente veremos qué pasa con los lectores de e-books, pero de momento estos dispositivos aún no se han consolidado.

Bartleby Editores. 1998-2008: Diez años creando lectores dijo...

El lenguaje, como la red, también es paradójico, Ricardo. Mañana voy a entrar en tu casa, voy "s"a coger prestado tu ordenador, tu tv de plasma y tu microondas, voy a hacer una "cata" con lo que tengas en la nevera y, luego, voy a hacer "difusión" de lo que me lleve prestado.

Si subir 44 poemas de un libro de unas 120 páginas lo consideras un acto legal, que es ahí donde está la discusión de este asunto, pues no puedo decirte nada...

Gsús Bonilla dijo...

Perfecto Pepo, me parece perfecto, evidentemente estás en tu derecho y cuando uno lo está, y entiende que la ley lo ampara debe de hacerlo.

Pero me pareció entender, que el post más que una queja iba enfocado a generar un debate o en busca de la opinión que nos mercería el hecho o el asunto, pero veo que no es así.

Pero vuelvo con mi burra al trigo, Batania tiene muchas particularidades e incluso su propio país. Batania es diferente a todo lo que te puedas encontrar por ahí, e incluso sus errores son diferentes.

Un abrazo, y espero que las aguas vuelvan a su cauce.

Selva dijo...

Para Gsús Bonilla: "las aguas vuelven a su cauce" dura y bellamente en SUDESTE de H. Conti. No te lo pierdas si no lo has tenido entre tus manos y tus ojos, pero no gratis.

Gsús Bonilla dijo...

selva o lo qué cojones seas, me importa una mierda, lo que me recomiendes cuando lo haces desde el anonimato,,, te tendría incluso en cuenta si dieses la puta cara.
con eso "de gratis" si pretendías tocarme los wbos lo conseguiste;

precisamente tengo el privilegio de tener personas a mi lado, amén de para muchas otras cosas, también para recomendarme tal o cual libro, como lo pueda ser Batania -ya que estamos liados con él- en poesía, y en lo que se refiere al cuento "cuento" con los mejores. Lo cual siento decirte, que llegaste tarde en tu recomendación, este libro en cuanto mi economía me lo permita adquiriré sin lugar a dudas.

no sé porque pollas te tengo dar explicaciones, pero en fin...

la ruvia dijo...

Pepo querido, hoy Madrid salió a la calle en el mismo caso para con la Música (gemela del poema, prima de la Literatura, vecina hijaputa de la piratería)... todos los géneros, formatos y disciplinas culturales andan en las mismas tesituras, viviendo en un sistema que no elegimos y se les fue de las manos con los avances sin plan de futuro, y ahora nos toca tragar la mala gestión que se dio a internet desde los 90. Por aquel entonces era una enana aprendiendo a leer y lo único que sé, es que no hay color con el papel en las manos, cubierta semiblanda, edición de bolsillo, si puede ser pa que nos quepa. leemos más bajo tierra que sobre ella (internet ahí no llega). lo que sí se podría plantear son maneras seguir jugando dados los tiempos y lo mal educado del público para quienes trabajamos. te has dejado los huevos, sobre todo este año, producir es un riesgo que "a ver quién es el guapo" que torea el toro, si casi lo de menos es criarlo... (vivan los artistas), pero desde luego, jugar a ser legal, y que te dejen ganar... sí que es un arte.
muchos besos

Bartleby Editores. 1998-2008: Diez años creando lectores dijo...

Gsús, no te enfandes. Ya sé que eres un tío legal. En efecto, quería introducir un debate: pero no sobre si Batania es tal o cuál cosa sino sobre la legalidad de usar los libros de otros en los blogs. El libro de la Olds te lo regalo yo, hombre. Pepo

Félix Morales Prado dijo...

Ya lo dice Dylan:

Come gather 'round people
Wherever you roam
And admit that the waters
Around you have grown
And accept it that soon
You'll be drenched to the bone.
If your time to you
Is worth savin'
Then you better start swimmin'
Or you'll sink like a stone
For the times they are a-changin'.

Come writers and critics
Who prophesize with your pen
And keep your eyes wide
The chance won't come again
And don't speak too soon
For the wheel's still in spin
And there's no tellin' who
That it's namin'.
For the loser now
Will be later to win
For the times they are a-changin'.

Gsús Bonilla dijo...

Qué no, joder, Pepo, que no me enfado, pero es que llevo mucho tiempo en esto del Blogger y todavía no asimilo bien a los que opinan bajo las sábanas del anonimato, con lo cual, me es muy difícil saber si es una persona de carne y hueso la que deja su huella
o una amalgama de placas base y otros cables.
I sorry, por el vocabulario, bueno tampoco dista mucho, del que utilizo día a día, los barrios, ya se sabe.
Y tranqui que el de la Olds gracias a David Glez, en su día, ya me hice con él.
Coño si me pongo a inventariar, Bartleby tiene un apartado bastante amplio en mi biblioteca.
Ahora el que recomiendo soy yo, llevo muy avanzado el de Justo Sotelo, y está siendo la bomba, nunca mejor dicho, por cierto aprovecho, para pedirte permiso y más adelante poder subir algún párrafo que otro en mi blog, no más de 5 jejeje

Abrazos.

Ricardo dijo...

Yo no considero legal subirte 44 poemas de un libro, pero la discusión aquí versa sobre un libro publicado, no sobre un diario íntimo guardado con celo en tu casa, ni sobre ninguno de tus objetos personales inéditos (nevera, televisor, microondas, cepillo de dientes...). Batania no ha entrado en tu domicilio particular a sustraer los mencionados poemas, sino que ha abierto las páginas de un libro publicado por ti y se ha dedicado a difundir su contenido.
No estoy dando la razón ni a Batania ni a ti, simplemente cuestiono las consecuencias de la divulgación por parte de Batania de los 44 poemas, sin entrar en si es legal o no su actitud.
Antiguamente, cuando no existía Internet, y más antiguamente, cuando la divulgación de libros era minoritaria y la mayoría de la gente no sabía leer, había quien se dedicaba a leer libros en voz alta ante un público formado por amigos, familiares o curiosos, y entonces no se hablaba de piratería, sino que se veía esto como lo más normal del mundo, y a nadie se le ocurría pensar que estaban atracando la despensa del autor o del editor.
¿Qué pasa, que también es ilegal prestar libros a tus amigos, que todo el que lea un libro tiene que pasar por caja? ¿Son piratas entonces las bibliotecas públicas, que cada ejemplar que tienen lo prestan a innumerables lectores?
Comprendo perfectamente tu indignación, Pepo, pero pienso que lo de los 44 poemas, aunque haya sido una pasada por parte de Batania, no tiene por qué perjudicarte. Simplemente, no creo que dejes de vender ningún ejemplar por eso. Míralo por el lado positivo: a lo mejor hay personas con insuficientes medios económicos que gracias a Batania pueden leer esos poemas. Además, ¿tú crees realmente que todos los que han accedido a los poemas desde el blog de Batania y no se han comprado el libro se lo comprarían si no?

Pablo Velasco Quintana dijo...

Ojo con citar a Dylan, que este no se anda con buenas maneras con su "propiedad".
Sinceramente, me parece admirable la comunicación de Bartleby, incluso excesivamente educada. ¿Qué hay de esos burofaxes amenazantes de antaño?

Eldígoras dijo...

Creo que el comentario permite abrir muchos debates, por desgracia no tengo tiempo para ello, así que plantearé simplemente mis dudas ante varias cuestiones:

- No creo que esta Ley sirva de mucho, para empezar siguen existiendo otras que sí permiten a ciertos editores piratear el trabajo de los autores y no hablo sólo de ese concepto tan curioso como es el de "obra colectiva".

- No siempre se pueden asociar los términos "edición" y "literatura", obsérvense los escaparates o cualquier número de Babelia, por ejemplo.

- No tiene justificación alguna la publicación, sin permiso, de 44 poemas que proceden de un libro que está en catálogo, sea de la editorial que sea.

- Nada hay en Eldígoras que haya sido publicado sin permiso de sus autores, traductores, editores o herederos, por lo que no me puedo dar por aludido, pero aún así es necesario plantear un debate sobre los excesos de Internet: tanto de autores que envían textos a todos los sitios, cual si fueran octavillas, como de webmasters que viven pendientes de las estadísticas de visitas.

- En cualquier caso, el pirateo de textos no es comparable al pirateo de temas musicales, por razones obvias. El comprador de libros sigue enamorado del papel; el comprador de música está en peligro de extinción, no hay cambios en la recepción de los contenidos y su ética es filtrada a través de su bolsillo.

- Es imprescindible defender, ante todo, los derechos de los autores y de los traductores.

- También creo que es defendible la labor desinteresada de difusión de contenidos culturales, y debe ser diferenciada de la publicidad pagada y del pirateo sin escrúpulos.

Parece que al final acabaremos cayendo todos en el mismo saco.

Eldígoras no sólo ha sido pirateado innumerables veces, también ha sido omitido por los piratas y por aquellos medios que disfrutan de un presupuesto, permanece ya casi en estado latente. Aún así está a punto de jubilar EOM dando paso a una nueva publicación en la que seguiré respetando los derechos de autores, traductores y editores.

Sin duda esa labor seguirá sin repercusión para ciertos medios que se quejan del pirateo, pero todos iremos a ver el trabajo de los piratas, ellos sí serán nombrados y enlazados. Tal vez les valga la pena. A mí, por una cuestión de ética seguramente trasnochada, no.

Selva dijo...

Para Gsús Bonilla: 1) agradecerte las groserías; 2) Abomino del anonimato y jamás entro en ningún blog ni MMCC si no es con mi nombre; 3) Lamento que mi padre me pusiera SELVA, hermoso nombre que atesoro junto al soneto con que me trajo a este mundo; 4) Quizá un error de Google omitió mis datos completos que ahí van para tu tranquilidad: Soy SELVA OTERO-PIZARRO y 5) Ni Pepo ni Bartleby merecen estas palabras.

Gsús Bonilla dijo...

Ya me disculpé antes por los motivos de tu apartado número 5.
Ahora lo vuelvo a hacer ante ti, Selva Otero-Pizarro, pues así dices llamarte
y yo no voy a ser quién discuta tu identidad; pero quiero que entiendas que a mí particularmente me es muy difícil interpretar los tonos de los post donde quedan las palabras grabadas, quizá mi madre no, o quizá si, fue acertada en la educación que intento inculcarme, y es verdad me lo dice muchas veces: “no tienes vergüenza y si la tienes, era verde y se la comió un burro”…bueno, que eso, que espero sepas disculparme cuando me puse a la defensiva y fui soez confundiéndote con una máquina.

Un bso.

p.d. oye, pues si que es verdad que no tienes un nombre feo, no tienes porqué lamentarte.

Selva Otero-Pizarro dijo...

Para Gsús Bonilla: solucionado el error Google aquí va el nombre completo con foto incluida. Lo del lamento de mi nombre, obviamente era una fina ironía que me caracteriza. Quizá "el río te había hecho duro..." Conti dixit. Agradezco tus palabras y recuerda siempre que no "sólo sirven para decir sino también para actuar". Besos

BACO dijo...

Pues a mí me parece que:

1º 44 poemas de un libro de 120 páginas son muchos.

2º que Batania es una brújula que indica el norte en este mar cibernético, y es un polemista envidiable

3º que hace promoción de todo lo que le gusta, sin amiguetes, y que demuestra buen gusto si ha colgado poemas de tus libros, Pepo (porque estoy seguro que los 44 poemas objeto de la "cuestión" los colgó porque le atraía algo en ellos y no para joder a nadie)(y también estoy seguro que no se ha lucrado con el asunto)

4º que conociendo a Batania en vez de pasar de tus libros y dedicarse a otros, seguirá colgado lo que le guste sea de la editorial que sea, eso sí, comedido (o no, ya lo veremos),

5º que evidentemente no se le ha ocurrido pensar nunca que hay gente que vive de esto, ni sabe lo que vale un folio en traducción (en buena traducción), ni el esfuerzo por descubrir secretos literarios en lenguas extranjeras;
Batania no ha publicado nunca (sí, inexpicable, en parte por voluntad propia), cuando lo haga verá que una editorial es algo más que un entidad que escupe libros


5º y último, preparémonos Pepo, Batanía y resto de debatientes duelistas ( la mayoría metidos de una u otra forma en harina literaria) para cuando lleguen los e-books. Y preparémonos porque si ahora, un libro de un escritor novel y desconcocido ha sido digitalizado sin permiso del autor ni de la casa editorial nada menos que en la biblioteca de una universidad americana, y está disposición de todo el mundo en el 80% de su contenido, qué será de nosotros cuando bajarse libros sea como bajarse música.
Los músicos tienen los bolos (hasta las compañías de música firman a los grupos ahora por actuaciones y no por años) y nosotros los autores y los editores y los traductores y los agentes, ¿nosotros qué tenemos?

Pepo Paz Saz dijo...

Para Ricardo:

Vale, ya coincidimos en algo: no es legal subir 44 poemas de un libro a un blog. Ahora añádele que prácticamente se ha realizado la misma jugada con otros 6 de los que tengo en el catálogo ¿entiendes mi mosqueo ya?

Para Gsús:

Claro que puedes extractar la novela de Justo Sotelo. Faltaría más. Ya sabes que no se trata de cortar las alas a nadie, simplemente de que las cosas se hagan con un poco de racionalidad.

Para Ana:
El debate siempre es bueno. Lo que no se puede es saltarse todas las convenciones. No sé si Batania nos ha dado o quitado muchos compradores. Pero es que ese tampoco es el fondo de la cuestión: el tema es que deberíamos ser capaces de autorregularnos para no jorobar a los demás. En este caso, traductores y editores...

Xoán Abeleira dijo...

El traductor opina que: si todos y todas hemos podido disfrutar de la Poesía Completa de Sylvia Plath ha sido porque un pequeno pero GRAN editor llamado Pepe Paz, que está lejos de ser millonario y que vive constantemente con el agua al cuello, pagó un dineral a los herederos de Plath y todo cuanto pudo al traductor de esa obra, el cual, se tiró DOS AÑOS haciendo ese trabajo y vive también y constantemente con el agua al cuello. De hecho, tuvo que recurrir a su editor para que le adelantase parte del dinero de las ventas de esta edición de Plath, y le ayudase a superar el mal trance pecuniario por el que está pasando. En fin, que Batania, publicando más de setenta poemas del libro, nos está haciendo MUY FLACO favor a dos personas que luchamos por y para la cultura de este país y no precisamente desde una situación privilegiada.
En resumen, esto es lo que pienso: BASTANTE MAL está ya la situación cultural en este momento (donde o no nos pagan o nos pagan peor que nunca por nuestro trabajo) para que encima nosotros tiremos piedras contra nuestro propio tejado. Quien quiera regalar su trabajo, que lo haga, pero, por favor, respetad el trabajo de los demás, porque los demás también tenemos que comer, pagar la casa, criar a nuestros hijos, etc. Como todo quisque.
Una cosa es publicar cuatro o cinco poemas de un autor o una autora (yo también lo hago) y otra muy distinta lo que ha hecho Batania. Creo.

Bartleby Editores. 1998-2008: Diez años creando lectores dijo...

Baco, ya no sé qué más decir: si prácticamente ha subido a su blog nuestra edición de la poesía completa de Sylvia Plath ¿qué queréis que piense?¿que es un tonto bienintencionado? Joder, es que esto no puede ser. Yo, de momento, y ante ciertas actitudes de unos y silencios de otros, ya os digo, dejo en suspenso la antología de la generación blogger. Y, de paso, hasta es muy probable que deje la edición. Resulta más sencillo y barato dedicarme a leer y piratear lo que me llame la atención. No voy a malgastar mucho mi tiempo para que otros, encima, se descojonen. Pepo Paz

Ana Pérez Cañamares dijo...

Vengo siguiendo el debate a lo largo del día con mucho interés. Me parece que ya hay suficientes ideas lanzadas por esta vez como para añadir más.
Sólo quiero apuntar una cosa: me resulta curioso que en tu último comentario, Pepo, hables de autores y traductores como "daminificados" y no menciones a los autores... Quizá porque en general a los autores, esta vez hablo desde esa posición, lo que de verdad nos importa es que nos lean, que se difunda nuestra obra, y nosotros sí que somos conscientes de que no vamos a vivir de esto, por mucha pasión, tiempo y ganas que le pongamos (a veces tanta o más como editores y traductores). A menudo se nos olvida -y con esto, por favor, no quiero despreciar la labor de los editores, gracias a los cuales nuestra obra se difunde, y tampoco a los traductores- que los autores tenemos un trabajo que nos da de comer y luego este otro, apenas remunerado, al que le dedicamos horas, voluntad y sacrificio, y que es el trabajo del que parte toda esta historia. Por eso a mí me cuesta ver este tema desde el punto de vista económico, digamos, porque hago esto por amor al arte -y no me considero artista ni quiero que me consideren artista. Por amor al arte no sólo en la faceta de autora, sino también de blogger, difundiendo lo que me apasiona, quitándome horas de sueño en ocasiones. Y por eso me es fácil entender a Batania, en este caso. Aunque, sí, Pepo, te lo concedo. 44 poemas son muchos poemas. Pero yo entiendo por qué lo hace, aunque él pueda haber pecado de no entenderte a ti.

A mí me da todo esto me da mucho qué pensar.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Perdón, quería decir "editores y traductores como "damnificados"". Disculpas.

ada dijo...

Pepo! Ni se te ocurra dejar la edición! Que nos dejas huérfanos/as a muchísimas lectoras/es, autoras/es, traductoras/es...fuerza y a luchar!!!! Además, tenía previsto enviarte mi próximo poemario con el que daríamos el pelotazo y se terminarían todas nuestras penas económicas :)

En serio, creo que este debate está resultando muy enriquecedor para acercar posturas y entendernos-empatizar los unos con los otros. Entiendo muy bien que no te haya gustado ni un pelo lo de Batania y de hecho se merece ese tirón de orejas. Pero también creo que es buena gente y que no lo hizo con ninguna mala intención. Estoy convencida de que no era consciente del daño que podía ocasionar. Como dice Bonilla, Batania tiene su propio país y sus errores también son diferentes.

Tienes todo mi apoyo moral en esta controversia.

BesossS (y no abandones!!!! Nunca!!!)

pd: mi amiga Ana Vega está en esa antología y estoy deseando como agua de mayo tener el libro en mi estantería aunque sólo sea por leer su texto.

Xoán Abeleira dijo...

Sólo una cosa más: como sabéis muchas y muchos de vosotros, llevo casi 30 años -que se dice pronto- trabajando y luchando por difundir la poesía foránea en este país. Tres décadas en las que he trabajado como un burro, cobrando (como tantas y tantos compañeros) una miseria por mi trabajo y teniendo que realizar innumerables chollos alimenticios paralelos para subsistir, y, para colmo, aguantando canalladas de los supuestos grandes editores de poesía de este país (como, por ejemplo, que vendiesen mis traducciones a mis espaldas y se quedasen con el dinero). Ahora, lo último que me quedaba por ver es que mis propios compañeros "fusilen" mi trabajo. Así que insisto: que cada cual haga con su trabajo lo que quiera, pero, por favor respetad el trabajo de los demás. Y, en el caso de Pepo Paz, no puedo sino estar de acuerdo con él: primero, porque sé lo que le cuesta sacar adelante su editorial (de la que nos beneficiamos todos) y segundo porque es el único editor que me ha tratado y me ha pagado como manda la Ley. Cosa que, además, sé que hace con todos nuestros colegas.
Otra cosa: No lo toméis a mal, pero cuando yo conocí a Batania y al resto de ese grupo de poetas sobre los que escribí, centrándome en Déborah Vukusic, cuando fui a aquel recital, vi que TODOS vendían sus libros. No vi que nadie lo regalase.
Y nada más, que tengo que seguir traduciendo, nuevamente, otro libro, en idénticas, pésimas circunstancias, para que TODOS, Batania y yo incluídos, gocemos con la POESÍA.
Y

Xoán Abeleira dijo...

Y NO son 44 poemas. Estamos hablando de casi SETENTA poemas, ¿eh? Algo así como la mitad del libro. De verdad: NO hay derecho a esto.

Bartleby Editores. 1998-2008: Diez años creando lectores dijo...

Xoán: 44 del libro de Sharon Olds. Y 70 poemas de tu traducción de Sylvia Plath...

Selva Otero-Pizarro dijo...

Pepo, somos muchos los que estamos contigo. No dejes nunca el barco porque en ello nos jugamos muchísimas cosas de la literatura de verdad. Y para los que "creen" en ese buenismo de Betania, habría que recordarles que es una exigencia que se aplique un principio básico del derecho penal (art.21.5ª): "la de haber procedido el culpable a reparar con celo el mal causado...", aunque se trate de un atenuante, porque para agravente lo de la Plath...sean 44 o 70 versos. Estos dígitos comienzan a computarse como escandalosos. Salvemos la cultura o, al menos, no la dañemos: es la base de la ética de la ciudadanía.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Pepo, te aseguro que yo sería la primera en lamentarlo, y no tanto por generación blogger sino por la presencia de bartleby en mis estanterías.
Además de lo que te va en este caso concreto, se ha abierto un debate sobre temas que están candentes y presentes para todos nosotros de una manera u otra, y que, repito, al menos para mí, en ningún caso implican un ataque ni una defensa sino una reflexión.
De verdad que lo lamento mucho si a lo que te llevan es a pensar en dejar la edición. Por mi parte, nada más lejos de mi intención.

Gsús Bonilla dijo...

No sé, observo que hace rato esto ha dejado de ser un debate sobre la piratería, y se está convirtiendo en otra cosa, debido y mucho al estado de ánimo, cuando uno se siente ultrajado y muy posiblemente porque la razón le ampara.
Yo no puedo aportar más que lo que he aportado, y decir más que lo que dije. Si acaso insistir en lo que es el movimiento blogger y en este caso el que deambula por el mundo de la poesía, que a mi modesto entender aporta más que destruye.
Pero si lo que se trata, es de hacer sangre con “el caso Batania” rotundamente me niego, pues pongo y vuelvo a poner las veces que haga falta la mano sobre el fuego por Alberto Basterrechea mi amigo en consecuencia por su alter ego Batania mi compañero de fatigas. Aborrezco la piratería como tal, y otras muchas mierdas que joden o machacan el trabajo de unos para beneficio de otros, todavía, aunque poca, me queda moral y ética, también algo de romanticismo, pero creedme no es el caso, ni por asomo como se está pintando aquí a Batania. Es muy posible que mis palabras, aquí y ahora, me perjudiquen en un futuro, pero lo siento, es lo que pienso y es lo que digo. No acostumbro a callarme y menos cuando se me pide opinión.

Pepo, Bartleby Editores. 1998-2008: Diez años creando lectores; era el eslogan de este año pasado, y que de hecho mantenéis, pero a mi entender, más que lectores habéis creado fieles, en los que me incluyo, y todo debido a un serio y espectacular trabajo del cual tú eres el máximo responsable; no me jodas que ahora se va echar todo por el sumidero; de verdad que sería una autentica lástima además de un error.

Y un último apunte a Xoan, yo participe en aquel recital, no recuerdo bien si fuimos 10 o 11 los participantes, pero algunos(pocos) no tenían nada publicado, con lo cual nada aportaron, y los que aportaron algo, fueron 5 ejemplares e incluso algunos menos, de los cuales 1 de ellos por autor se sorteó entre los asistentes,
Y si la memoria no me falla poco o nada se vendió.

Un abrazo.

Pepo Paz Saz dijo...

Si, Gsús, a estas horas yo también he llegado bastante agotado. Son cosas contra las que peleo, siempre he peleado y, sin embargo, por la respuesta que he percibido (y por los muchos silencios, entre los que no está el tuyo, lo cuál confirma que tampoco me equivoqué contigo) te dan ganas de mandarlo todo a tomar viento. O de sacar conclusiones. Estas segundas ya se han sacado, no te preocupes. En todo caso, creo que ya te lo comenté esta mañana, a mí la ironía de Batania me parece cojonuda excepto cuando creo que se está partiendo de risa a mi costa. Su entrada, en efecto, ha sido provocadora: animando a la peña a que se copie todo el blog, entre ellos, los 70 poemas de la Plath y los 44 de Olds que nos ha pirateado. Y, claro, eso mosquea. Por lo demás, lo dicho, firme propósito de transitar por el camino de la defensa legal de quienes pisotean nuestras cosas.

Por otro lado, entiendo que le preste mucho Sharon Olds. So do I. hay cinco o seis títulos de ella no traducidos. Le animo a que los mire, se ponga a traducirlos y luego cuelgue esos poemas en su blog. Así sí se hace un blog de poesía mundial de la A a la Z, o de la Z a la A, sin tocar las cositas de los demás.

Yo creo que es una propuesta razonable ¿no?

Un abrazo,

Pepo

Eldígoras dijo...

Volviendo al asunto central y con la voluntad de dejar lo que pienso bien clarito:

Cuando alguien desea algo que no tiene debe pedirlo, no se puede publicar nada sin permiso, ni 70 poemas, ni 44, ni 5. Es una cuestión de educación elemental, de respeto y de cortesía.

Buenas noches.

David Pérez Vega dijo...

Hola
Acabo de leer casi de un tirón casi todo lo escrito aquí, y decir brevemente que a veces escritores o lectores tendemos a ver a las editoriales como entes inamovibles, y no nos damos cuenta de que en muchos casos se sustentan sobre hilos bastante frágiles, con épocas como la actual con dificultades para seguir adelante.
Dentro de este contexto dejar casi todo un libro o la mitad de otro en la red parece una incitación a leerlo (entero o gran parte de él) sin comprarlo, aunque se argumente que esto fomenta la lectura, la difusión de la cultura y posteriormente la compra del libro.
Esta actitud puede cerrar las puertas a la editorial, y a los siguientes libros que nos puede brindar, gracias a su trabajo de búsqueda, traducción o simplemente selección. Y sería una pena que esto le ocurra precisamente a editoriales nuevas y emergentes que son las que están realizando con más riesgo y entusiasmo este trabajo en este país, sin apoyos públicos.
Quizás una actitud más responsable en el mundo de Internet sea la de comentar los libros que nos gustan en los espacios abiertos como los blogs, lo que podría incitar a la lectura del mismo y a su difusión.

Para mí el espacio en el que probar si el libro me va a interesar o no sería la propia librería. Allí puedo pasarme bastante tiempo hojeando ejemplares a los que he llegado por reseñas elogiosas en periódicos, revistas, blogs o, en muchos casos, por el crédito que le concedo al trabajo de selección y traducción de algunas editoriales, como sería el caso de Bartleby.

Ánimo Pepo y esperemos que el problema desaparezca.

Eldígoras dijo...

Y publicar cosas sin permiso es un delito.

Ahora sí, buenas noches para todos.

Xoán Abeleira dijo...

Estimado Gsús: me veo en la obligación de recordaros que tanto Pepo como yo asistimos a aquel célebre recital, y que yo, desde la más absoluta profesionalidad (o sea, sin que nadie pueda acusarme de amiguismo, ya que no conocía a nadie) escribí un artículo en El País muy elogioso sobre Déborah Vukusic y la Generación Blogger en general. Artículo que, por cierto, tuvo una enorme repercusión, como bien sabes. Y la pregunta es: ¿Es éste el pago que merecemos el editor de Bartleby y el traductor de Sylvia Plath? Creo que NO, sinceramente.
Por lo demás, no le guardo el más mínimo rencor a Batania. Al contrario. Podía -podíamos demandarlo- pero NO lo vamos a hacer. Y para que quede constancia aquí de mi buena fe reproduzco el mail que le envié hace una hora:

"Estimado compañero: por las razones que ya te habrá explicado Vuk, y por las razones que ya he expuesto en los comentarios del blog de Pepo Paz, te ruego que, por favor, borres esos poemas de tu blog.

Un saludo cordial,
Xoán Abeleira.

P.S. No hace falta que me contestes. No quiero entrar en polémicas. Bastantes disgustos y amarguras he sufrido ya a lo largo de estos últimos años [incluso a causa de ciertos supuestos "amigos" que resulraon no serlo] para aguantar otra desilusión más. Sólo te pido ese favor, agradeciéndote por otro lado tu cariño y admiración hacia mi trabajo.

SE FELIZ."

Selva Otero-Pizarro dijo...

Pues yo sí te voy a contestar Xoán...sigue dejando tu piel en el intento....muchos te lo gradeceremos. Gracias por tu noches y días en el intento....????

Ana Vega dijo...

Creo que ha llegado el momento de tomarnos un tiempo para la reflexión conjunta sobre nuestro propio trabajo y el trabajo ajeno, de todos aquellos que hacen posible que un libro se convierta en algo material. También de quien escribe a solas cada día, traduce, pinta o compone. Muchas cuestiones, algunas de pura lógica, la ley marca sus normas. Derechos laborales, no sólo en trabajos de oficinista, peleamos por ello, para ello. Finalmente cuestión de respeto por el trabajo, repito de nuevo, propio y ajeno. Yo misma con muchas contradicciones encima en este momento sobre el lugar exacto de los límites, la difusión, los blogs, la red, y el trabajo diario de tantos autores, traductores, editores y todos aquellos nombres que hoy no aparecen aquí porque seguramente están currando entre papeles que luego disfrutaremos en casa. Desde luego quien ama los libros necesita su tacto, su olor, los buscará, los perseguirá...
Pero habrá que protegerlos entonces.
Y agradecer por supuesto el trabajo, también de tantos otros que se curran sus blogs día a día.
Habrá que encontrar el equilibrio, tiene que, es necesario.
Espero que Pepo no abandone el barco, necesitamos gente honesta en esto, y la vida es así, por honestidad misma se sufre el doble.
Por mi parte pensaré en todo lo que aquí se ha comentado, creo que es importante.

Julio Mas Alcaraz dijo...

El último y de madrugada llego. Siento no ser breve.

Como lector pienso que un libro se promociona con los dos o tres poemas que casi todas las editoriales ponen a disposición en sus páginas. Colgar la mitad de un libro para mí no supone un incentivo a comprarlo, seamos sinceros, sino a leerlo en la pantalla y ahorrarme la pasta. Eso sí, quien lo cuelgue será muy popular y tendrá muchas visitas en su blog. Y quien lo critique será el party-booper, perdón, el aguafiestas.

Todo sería más fácil de entender si quien publica un porcentaje desproporcionado de un libro traducido hubiera, él o ella, traducido algún libro alguna vez y supiera el esfuerzo que nos supone en tiempo, familia, amor y amistades. Nos ahorraríamos la discusión.

Y probablemente nos la ahorraríamos si alguna vez ese él o ella hubiera editado un libro de una autora que era desconocida en España, me refiero a Olds, pagando los derechos por anticipado, pagando al traductor, a la imprenta, al diseñador, al maquetador, luces, teléfono...

El todo es gratis es la hostia y seguro que un día se inventa un sistema mejor de producción y distribución. Mientras la inmortalidad y lo demás llega, y el Estado se olvida de la poesía para la mayoría de editoriales, o pensamos que el editor es amigo o el tema se va por el desagüe. Porque creo, y no hace falta ser economista para entenderlo, que un tío que se dedica a editar poesía no es un tío obsesionado por la pasta. Hay otros mercados editoriales algo más rentables. Libros sobre sexo tántrico, informática o vámpiros, por ejemplo. Y un tío que dedica parte de su tiempo a traducir poesía, o a escribirla, se le podrá llamar muchas cosas, mis padres nunca lo entenderán, pero no se podrá decir que está obsesionado con el dinero. Al menos no he conocido a un traductor de poesía obsesionado por la pasta. Tenemos otros problemas mentales pero ese no.

Por tanto, si ambos, editor y traductor, están manejando cantidades miserables de dinero, todo el mundo puede entender que cada libro que se deja de vender es un agujero en la cuenta de resultados del editor. Y si se dejan de vender muchos, el editor se va a pique porque el equilibrio es débil e inestable. Y entonces, ¿quién va a pagar por los derechos? ¿Quién va a contratar al traductor? ¿Quién se arriesga a invertir la pasta y que no se venda nada? No hay muchos voluntarios, ¿verdad?

Las editoras de poesía lo están pasando mal, mal de verdad, y o ayudamos un poco o aprendemos muchos idiomas y compramos a los editores extranjeros.

Buenas noches a todos. Buenos días ya para la mayoría que lea esto.

ana dijo...

Hola Me parece que el verdadero objetivo de este debate no es el uso abusivo que da Batania a su blog y que estoy segura de que lo hace porque no se ha parado a reflexionar un poquitín en lo que cuesta sacar un libro. En todo caso, tratándose de un lector tan minoritario y exclusivo el de la poesía, dudo que los potenciales lectores (vengan de ABCD, EL cultural o de Babelia) se conformarán con unos poemas colgados en un blog. El lector de poesía, el verdadero, es fetichista (lo digo por mis experiencias en bibliotecas múltiples y algunas ferias del libro) y no veo en eso más que una invitación generosa y, tal vez, irreflexiva a la lectura.
El verdadero objetivo de estas críticas y estos análisis serían páginas del tipo Libros Gratis (proyecto gutenberg hace lo mismo, pero solo con transcripción de libros y ediciones que no tengan derechos de autor). Repito que me parece abusivo el uso que ha hecho del trabajo ajeno para ofrecer, generosamente, la experiencia de su lectura. Pero creo que con cuatro indicaciones se habría conseguido el objetivo de la retirada del blog sin armar demasiado espectáculo ni alzar al bueno de Batania como el adalid de la piratería digital (que empieza por google books, como todos sabemos) Batania es un blanco fácil, y con nombre y cercano.
Yo trabajo en algo en lo que funcionamos con repositorios digitales, http://digital.csic.es/
somos subvencionados claro, por el gobierno pero de algún modo la producción literaria como la cientírica debería ser también protegida para procurar ese acceso universal.¡Mecenazgo lo sé¡ Es un asunto díficil.
Yo también entiendo la cantidad de espacio vital que roba la creación, la edición y el esfuerzo económico que se gasta. Pero lo de tomar como blanco a Batania me parece excesivo, existiendo páginas y páginas dedicadas al PIRATEO DE VERDAD.
Sin conocer a Batania, me temo que con algo de tacto y delicadeza, como repito, hubiera reflexionado sobre el trabajo ajeno, empezando por el poeta y terminando por el editor.Lo que no entiendo es por qué Pepo sugiere la suspensión de una antología (además blogger) en función de los silencios. Los derechos de edición, hasta donde yo sé, no competen a la voz de sus poetas.
Y Pepo sabes que soy una entusiasta de tus ediciones de poesía que llevan mucho tiempo proporcionándome maravillosos momentos y permitiéndome, además, dárselos a los demás a través de regalos y recomendaciones.
Un beso para todos.

Manuel Rico dijo...

OPINA EL DIRECTOR DE LA COLECCIÓN

Además de las sólidas y justas argumentaciones de Pepo Paz, editor de poesía en tiempos difíciles, y de las de un traductor que se ha tirado dos años peleando con los poemas de Sylvia Plath, quiero aportar una última (o penúltima)reflexión en mi condición de director de la colección Bartleby Poesía, de crítico y de poeta: hubo un tiempo que se fotocopiaban los libros a troche y moche y sin ninguna limitación. Por supuesto, sin compensación alguna al autor y al editor (o al traductor en su caso): Ese tiempo, en gran parte, ha pasado a mejor vida.No sólo por los avances tecnológicos, que han abierto nuevas posibilidades de pirateo a través de Internet, sino porque surgió una entidad llamada CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) que estableció un sistema de cobro de un mínimo canon por cada fotocopia. Su importe pasaba a integrar un fondo que iba (va) a los autores y a los editores del libro y asociados a esa entidad. Pues bien, en Internet no existe hoy ese mecanismo (que estoy seguro que acabará existiendo porque CEDRO ha empezado a trabajar en esa dirección)de aplicación de un mínimo canon, por cada reproducción digital, que vaya a parar en distinto porcentaje a editor, autor y traductor. Mientras eso no exista, lo que ha hecho Batania es una apropiación indebida, un hurto o robo de un libro cuya reproducción está expresamente prohibida por la ley. Pero no sólo eso: es, también, la apropiación del producto de un trabajo de largos años no sólo del traductor, sino del editor: si no fuera por ellos, el libro no existiría.

Es curiosa la defensa y los elogios que se suelen hacer del "pequeño editor", de los "héroes de la literatura" que se juegan su dinero o que llegan a hipotecar su vivienda para mantener un "bien social" como la poesía, que viven muy modestamente para alimentar una vocación profunda de editores a la vez que se justifica el pirateo y el robo. O una cosa u otra. Defender al pequeño editor significa condenar sin paliativos, evitar, las prácticas ilegales. Si no es así, su labor dejará de tener sentido. Y, estoy seguro, ninguno de los autores de los comentarios que preceden a éste quiere la muerte del pequeño editor apasionado por la literatura (y por la poesía). ¿O sí?

Saludos a todos.

soy el que soy dijo...

lamento muchísimo que esté sucediendo esto

hace muy pocos días estuve a punto de abandonar los blogs e internet por un asunto personal que me había desanimado mucho, y la decisión de permanecer aquí se la debo en gran parte a batania, que en cuanto se enteró de lo que me sucedía escribió en su blog unas palabras de apoyo que me ayudaron a decidir quedarme

mi caso no es el único: el apoyo de batania a los que escribimos aquí es constante, su blog principal está completamente volcado a los demás, entrada tras entrada lo que más se ve en él son nombres de otros poetas y poemas de otros poetas, nuestros, su blog se dedica sobre todo a apoyarnos, y no por amistad ni por interés, más bien por amor al arte, por amor a las cosas bien hechas, por amor a la falta de artificio y a la verdad sin adornos y sin belleza barata

si concerle yo de nada ni tener apenas noticia de su existencia cuando por primera vez leí con atención su blog descubrí que llevaba mucho tiempo apoyándome y apoyando mi labor en internet sin yo saberlo, estoy hablando de hace unos meses

creo que mucha gente podría contar una historia parecida a esta que yo cuento, que muchos de los que aparecemos en su blog le debemos más de lo que él es consciente de habernos dado, que es un punto de referencia en la poesía actual para muchos de los que nos movemos por internet, y creo que esto es más importante que el caso puntual del que se trata ahora, mucho más importante, por eso mismo espero que las cosas se resuelvan de buena manera y con amabilidad, y estoy seguro de que así será

mi saludo, pepo, ada, ana, gsús, xoán, los que conozco,

santiago tena

Pepo Paz Saz dijo...

Último mensaje por mi parte para los comprensivos y los amigos de Batania (que me parece estupendo que los tenga). Os voy a copiar el texto del e-mail que le envié el 30 de noviembre:

"Hola, tío. Te repito mi felicitación por la presentación del sábado sobre la obra de Vuk. Mira, he estado curioseando por tu blog y he detectado algo que te pediría, por favor, que eliminaras. No puedes colgar 44 poemas de la Olds extraídos de "Los muertos y los vivos". Simplemente porque es algo ilegal. Los derechos de la edición en español los compramos nosotros y también los derechos sobre la traducción de Carlos Arribas y Juanjo Almagro. Una cosa es que cuelgues cinco poemas a modo ilustrativo de algo que te interese y otra que subas 44. Espero que entiendas mi inquietud."

SU RESPUESTA: colgar la entrada de ayer descojonándose, haciéndonos el favor de quitar los poemas pirateados y, encima, animando a los lectores a descargarse los poemas en el plazo de dos días.

CREO que la postura es muy sencilla: estar a un lado u otro de la legalidad.

NO HABRÁ ANTOLOGÍA BLOGGER porque he pensado abrir un blog y colgar ahí todos esos poemas. La razón es que, por lo que he visto entre silencios y apoyos explícitos, la mayoría de las poetas antologadas y sus amigos estáis a favor de estas prácticas. El dinero de la editorial lo emplearé en editar otras cosas.

Y no voy a perder más el tiempo en este debate (que ya alcanza lo absurdo). Gracias por los apoyos y por todos los comentarios. Seguramente el cizañero está descojonado de risa en un rincón de su garaje.

Pepo

JLM / MJL dijo...

A cualquier lector le viene bien tener una guía, una muestra de las obras que prevee comprar , cuanto más amplia mejor. Uno puede ir a la fnac, coger el libro que más le guste y zampárselo en una mañana traquilamente sentado , aunque después no lo compre. Ese mismo libro lo podrá encontrar en una biblioteca y, con sus propios medios, podrá también fotocopiarlo, o si me apurais, escanearlo y convertirlo en un PDF. Las bibliotecas, por la regla de tres de la protección intelectual, deberían estar perseguidas o prohibidas: creo que este es un proyecto que la SGAE ya tiene en cartera (es broma)
Es imposible ponerle puertas a la red, por mucha imaginación que le ponga el legislador. Si esas leyes se ejecutasen y además el sector editorial las apoyase, será el fin de la industria editorial: los escritores no dan conciertos. Internet es una oportunidad, y no una amenaza. Es cuestión de ponerle imaginación al negocio, que hasta ahora venía funcionando como en el siglo XIX

El lector compra el libro, si le interesa, siempre, y más el lector de poesía, que es un lector minoritario y aventajado. Lo mismo le pasa al lector de literatura, cualquiera que sea el género. Si es de interés, se compra. Creo que lo demás son neuras propiciadas por lo que le está pasando al negocio del cine y de la música. En estos dos negocios, quien le ha puesto imaginación sigue funcionando. Ahora la sarten la tiene por el mango el consumidor y eso es algo que espanta y crea inseguridad y miedo. Cuando se generalice el libro electrónico... ¿entonces, qué va a pasar? ¿la edad media de la literatura? ¿libros y obras sin autores? ¿Anónimos por todos lados? ¿autores-editores? ¿estaremos en el inicio del fin de la sacrosanta autoría postromántica? ¿Será el autor dueño y señor de los destinos de su obra, sin la mediación de la industria, sea grande o pequeña?
Interesante, muy interesante

Lola Torres Bañuls dijo...

Pepo suele frecuentar tu blog. Me gusta.

Quiero decirte que Batania seguramente no ha publicado los poemas para lucrarse sino para dar a conocer a los poetas que salen en su blog.
Muchos blogs publican poemas de autores que han leído como un acto generoso. Si lo denuncias le crearás un grave problema y creo que tampoco se merece ese trato.
Pienso que sería mejor que hablarás con él y lo arreglarán sin los tribunales.
Supongo que tampoco tantos lectores hayan dejado de comprar el/los libro/s por tener allí los poemas publicados. Pienso que al contrario si lees unos poemas buenos de un autor y te gusta terminas comprando el libro.
Comprendo tu disgusto pero también piensa que Batanía no se gana tampoco la vida con la literatura y no se beneficia en el blog.


Antes de dar ese paso piensa en ello.

saludos.

ada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ada dijo...

Y si al final decides publicar la antología por internet, yo misma imprimiré todos los textos y me gastaré lo poco que me paga el INEM en invertir en papel impreso para repartir en las bocas del metro de todo Madrid.

Insisto, estas chicas no se merecen esto ni por Batania ni por otros intereses ajenos a ellas.

ada dijo...

Estoy muy enfadada e indignada con eso de que no publicas la antología blogger por culpa de este debate...y realmente decepcionada.

Éste es mi último comentario en este blog.

Lo siento mucho por las chicas. Lo siento muchísimo (y no sólo por mis amigas, sino por todas las que tenían previsto salir en esa antología). Y esto te lo dice una que no se lleva muy bien con el antologador.

Insisto, éste es mi último comentario en este blog. Me siento realmente decepcionada.

Bartleby Editores. 1998-2008: Diez años creando lectores dijo...

Gracias, Ada. Espero que cuando mañana tu libro, el último que has publicado, esté colgado casi íntegro en otro blog (de Batania o de quien sea), te quede un poquito más de indignación disponible. Todo por la difución de la cultura, naturalmente.

Pepo Paz

la palabra en cierne dijo...

En mi modesta opinión, no se trata de mencionar -por uno de los comentarios aquí- si se ha estado a punto o no de cerrar un blog por cuestiones personales. Ha sido también mi caso y, creo, el de muchos otros buenos autores. Ya conocemos todos las presiones que a veces sufrimos de forma gratuita quienes decidimos escribir bajo este formato.
Respecto a esta "polémica" no tengo una idea hecha como para manifestarme de un modo u otro.
Sólo puedo añadir que me alegro de haber llegado a "El editor en su laberinto" esperando entrar y buscar cada vez distintas salidas.

Un saludo.

VUK dijo...

ayer fue un día terrible. de los terribles esos de toda la vida, de los que dices que ojalá borraran del calendario... me marcho tan pancha a ensayar a las 10h30 de la mañana, continuamos hasta las 13h30, del teatro nos vamos a la casa de mi compañero de escena a seguir trabajando y cuando salgo a las 17hs. tengo 30 llamadas de mi madre-chico-padre-tío preguntándome si estoy bien. mi padre había vuelto al ataque inventándose otra de sus historias: que si la policía española le había llamado a las 4 de la mañana para decirle que yo había tenido un accidente y que no podían localizar a mi madre (mentira cochina). claro, yo ensayando con el teléfono apagado...

dos horas de llamadas después con el corazón en vilo por la angustia de mi madre y la mala hostia de mi padre... me pongo a cotillear el correo para no pensar en ello. e-mail de pepo que decía básicamente: leed y opinad. yo lo ojeo por encima con la mente en otro lado.

llamada de mi padre (atención: un año y medio sin oír su voz). cuelgo. llamada de xoán abeleira que me cuenta lo del pifostio. a todo esto la presentación-exposición de julio santiago que se me echa encima y a la que le debía asistencia por un terrible desempate de faltas. quedo en llamar a batania y cuando x.a. me pregunta "e ti estás ben, d.v.?" le respondo que sí, que claro, le voy a contar la putada de mi padre? y no lo hago y no llamo a batania porque se me fue la pinza.

se me diluyó la noche en pensamientos pasados. hoy que no ensayo por la mañana me encuentro con una nota de santi, mi compi, en el ordenador: "Vuk, me he enterado de madrugada. Batania tiene movida gorda con Pepo Bartleby por copiar poemas de los libros de esa editorial. En el blog de Pepo, Xoán Abeleira te menciona en los comentarios. Estoy seguro de que ayer con lo que me contaste no abriste el mail, ¿o sí? Un beso."

dejo el nesquik a un lado y me embarco en la aventura. claro, ahora pienso, "hostias, no llamé a Batania... lo haré". pero también flipo con cómo se ha salido todo esto de madre.

Pepo, haz con la Blogger lo que te apetezca, por algo sois quien sois aunque se veía que no tenías demasiadas ganas desde hace un tiempo en sacarla. eso sí, no lo achaques a silencios de las autoras -no he podido evitar el sentirme aludida pero hay días en los que una puede está pegada al ordenador y otros en los que hace otras cosas, como por ejemplo teatrito-. ahora pregunto: qué pasa con el trabajo de los demás implicados? léase: patty, orviz, colaboradores... ya te digo, que a mí como co-autora no me va la vida en un libro colectivo pero sí creía en el proyecto, como bien sabes, y antes tú también creías, por algo se llamaba BLOG GEN y sabíamos de la fuerza de los blogs.

a) no sé si era la caña-a-mares quien lo decía, pero estoy de acuerdo con lo de que los autores queremos la máxima difusión de nuestra obra, obviamente. para ello CEDRO está con la gestión de los derechos en internet.

b) cualquiera que conozca a batania sabe que no sabotea, que lo hace por puro amor poético. 44 poemas de olds de 2 libros. 70 poemas de plath de 224. el único baremo batánico era difundir la belleza. qué pena para la poesía eso de que la cercenen.

c) por otro lado, tienes razón en lo de respetar el marco legal. libertad hasta un límite, hasta que empieza la del otro, no es así? pero machotudo, no seamos más papistas que el papa: porque y el contracto blogger (aunque ahora ya dé igual)?

con lo que os quiero a ambos y la tristeza que me habéis dado. nesquik un poco salado.

Félix Morales Prado dijo...

Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.

Y cuando llegue el día del último vïaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.


Sólo los escritores de best sellers, Dan Brown y todos esos entre los que se incluye cierto escritorzuelo español de noveluchas de espadachines, tienen intereses económicos reales que defender. Esta es la realidad, triste o no. El patrimonio de los poetas es espiritual y no se menoscaba en estas cuestiones. Este debate me parece poco menos que absurdo. Hace años, cuando yo era un poco más joven, un autor reconocido (más reconocido que yo, por supuesto), lo cual, como bien sabía Cirlot, nada dice acerca de nada, me plagió (quiero decir que me copió al pie de la letra). Fui todo indignado a un abogado para que iniciásemos un proceso de demanda por plagio. El leguleyo me dijo que como yo quisiera, pero que lo único que iba a conseguir era gastar inútilmente mi dinero. Así están las cosas.

bkbono dijo...

digo yo:
si donde hacen fotocopias
no te dejan fotocopiar libros

pregunta:
copiar con los deditos 44-70 poemas
de un libro y colgarlos en un blog
ajeno a la editorial que los publicó
no es exactamente lo mismo?

respuesta:
no
es mucho peor

las fotocopias
podrían ser
uso y disfrute personal

está claro que el sentido del blog
es compratirlo
y/o lucrarse
de algún modo

entiendo totalmente la indignación

vaya, qué mal todo

Marcus dijo...

soy marcus versus, editor, poeta y lector.

no debemos olvidar que internet ha servido de gran importancia a las pequeñas editoriales que nos jugamos lo que no tenemos para publicar libros, su enorme difusión se debe en muchos casos gracias a blogs que publican sus críticas, poemas favoritos e informan de los eventos. Es por esto por lo que estoy agradecido a mucha gente que a mi, personalmente, y a la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker han ayudado sin pedir nada a cambio.

Yo como editor no me siento más importante que el autor o traductor, pero a todos los lectores nos gustan tener buenos libros bien editados; para que esto siga vigente tenemos que ir de la mano editores, autores, traductores y lectores interesados. Si nos liamos a hostias no llegamos a ninguna parte.

Evidentemente a mi no me gustaría que se publicara un libro de la editorial de forma integra, o gran parte. Esto no hace más que repercutir de forma negativa a las ventas del libro, y esto afecta de manera directa a los siguientes libros que estaban por publicarse, finalmente el afectado no solo es el editor, sino también el autor o el buen lector, que tiene que recurrir a la autoedición o a la publicación de un libro en formato electrónico (pdf, blog...)

Esto tenía que pasar, y pasará de una forma mucho más grave si llega a instaurarse el libro electrónico.

¿A qué estamos jugando? Y ahora voy a entrar directamente a esta polémica, lo que no me apetece nada. Batania es amigo mío, es persona, buena, y a mi entender ha cometido un error, un error que se soluciona hablando. Pero seamos sinceros, ¿el problema es Batania? evidentemente no lo es, porque pasado mañana lo puede hacer cualquier otra persona con todos los libros de Bartleby y ya lo dijo casimiro parker. y lo hará para que otros los lean y no se compren el libro. Será ese el momento de liarla bien liada

En fin, como no voy a estar leyendo esto (porque ni quiero ni puedo) si alguien quiere decirme algo, mi mail es marcusversus@gmail.com

Voltios dijo...

buenas tardes, despues de haber leído tranquilamente toda esta polémica me veo, por lo que me pueda afectar o no, en la obligación de poner mi opinión.

considero que batania (sí mi conocido o amigo o cómo querramos llamarlo) puede que cometiese un error de cálculo nimio, y digo nimio porque entiendo y creo (con toda mi fe) que batania en ningún momento trata de piratear o plagiar o dañar a bartleby como editorial, honestamente, y aunque pepo piense lo contrario, es un flaco (y digo flaco por los pocos lectores que tiene el blog de batania y creo debería tener más), repito flaco favor, pues la intencion bienintencionada de batania es y ha sido difundir en su blog (el cual, nos guste o no es una brújula en el mundo poético real y virtual actual) los libros de la editorial mencionada, que sobrepasase o no el numero de poemas establecidos por ley, no lo sé, imagino que pepo lleva razón, yo no me he parado a contarlos, pero creo que el tono que ha tenido batania para responder al mail de pepo en ningún momento se puede entender como ofensa o cachondeo, sobre todo para ponerse tan enojado como para decir a ana perez que podría colocar todos los poemas de la alambrada de su boca en la red y bla bla bla...
créeme pepo te entiendo y entiendo a batania, pero con esta actitud te ganas más enemigos que amigos, pues no hay malaintención.

yo, sin ir más lejos, no tengo poemario alguno editado, ni creo que lo logre, tal vez por el escaso valor de mis poemas, pero yo, libremente los cuelgo en mi blog y cualquiera (repito cualquiera) puede copiarselos y decir que son suyos.

estamos de acuerdo, en que a ti pepo lo que te daña es el aspecto económico y el dinero invertido, lo sé y lo entiendo.

pero honestamente, no creo que batania, con la publicación en su blog de equis poemas de equis libros de tu editorial te pueda ocasionar un daño economico tan irreparable que tu editorial se vaya a pique, y más si tienes en cuenta que su blog, el pobre, no tiene más de veinte o treinta visitas diarias, y no sólo para leer el contenido de esos poemas, sino también el contenido de otros post que el cuelga.

un abrazo pep.o

Vladimir García Morales dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Inma Luna dijo...

Leídos los comentarios, y viendo que ya está casi todo dicho sobre el tema Pepo/Batania, voy a centrarme en esta especie de "represalia" de no publicar la antología bloguer.
Conozco bien los ámbitos laborales en los que "estás conmigo o estás contra mí" pero me desconcierta y apena esta actitud hablando de la literatura, hablando de poesía.
En mi opinión, Pepo, una decisión como esa no se toma en caliente ni se da a conocer a través de los comentarios de un blog, ni se justifica por una supesta falta de apoyo..., en fin, que aun en el supuesto de que las autoras tuviesen una opinión diferente a la tuya, ¿eso te lleva a tomar la decisión de no publicar la obra?
Uf, me parece un argumento flojo, flojísimo e incluso represivo.
Creo que hay que poner los ánimos a enfriar y, por supuesto, valorar las intenciones de cada uno en todo este jaleo al que le sobran humos por todas partes.
A ver si resulta que en el fragor de la batalla, y en el intento de defender la POESÍA, paradójicamente nos la vamos cargando con argumentos que de puro prosaicos suenan a bronca de patio de colegio.

Adolfo González dijo...

Oh, sí, no saques más antologías de esas...Yo que sé, vale más que saques camisetas, toallas, mondadientes, lo que sea, pero que no saques más antologías de esas.

Bartleby Editores. 1998-2008: Diez años creando lectores dijo...

Vladimir, Voltios, Marcus: lo más preocupante de todo esto es que parece que convivimos con un grupo más o menos numeroso de gente que considera que el trabajo de los demás, sobre todo si se trata de algo relacionado con la cultura, tiene que ser gratis. Comparto que la existencia de los blogs nos ayuda mucho a las editoriales pequeñas para hacernos visibles y que son un medio excelente para dar a conocer nuestros libros. Pero no es mi papel evaluar aquí cuántos ejemplares he vendido o he dejado de vender cuando alguien copia 70 poemas de uno de nuestros libros y un buen puñado de otros y los cuelga en su blog. Simplemente he reivindicado los derechos legales tanto de la editorial como de los traductores. Si yo comparto, y hasta anímo, el entusiasmo de Batania por la poesía de Sharon Olds. Es más, me gustaría que se pusiera a traducir cualquiera de los poemarios de esta poeta que no han llegado todavía a España y luego, después de sudar tinta y dilapidar unos cuantos meses de su vida enfrascado en la traducción, que colgara los resultados en su poesía mundial de la A a la Z. Eso sería lo aplaudible de la actitud "difusora" de la cultura de Batania. Lo otro es una gran mentira. Y os diré lo que va a pasar: que los más débiles dejaremos de traducir poesía y de editar porque yo personalmente no estoy dispuesto a que me escamoteen el trabajo de ahora en adelante. Y cuando desaparezcan las editoriales y los traductores no traduzcan ya más porque también les saquearán sus trabajos y los colgarán en e-books, bases de datos o blogs, entonces, todos aprenderemos varios idiomas para poder leer otras propuestas literarias. Pero ya no habrá nada que copiar de los demás. Ni mucho ni poco. Salud. Pepo

KEBRAN dijo...

ME PIRO MOMENTÁMENTE DE BLOGS Y LA QUE SE LÍA.
YO OS DOY A TODOS MIS ABRAZOS
KEBRAN

Archivo del blog

Datos personales

Si estás interesado/a en saber más sobre nuestros libros visita la web www.bartlebyeditores.es

Visitas