29/4/09

Con Giovanna Rivero en Alcalá

Ayer comí con Giovanna Rivero en la cafetería de la Residencia San Ildefonso, en la vieja universidad de Alcalá de Henares. De ella escribió en su día el novelista boliviano Edmundo Paz Soldán, que es una de las escritoras latinoamericanas más importantes del momento. Rivero vuela mañana de regreso a Bolivia: ha estado participando en el Festival de la Palabra junto con otros tres escritores del otro lado del Atlántico (Tryno Maldonado, Andrea Jefatnovic y Juan Terranova). Nos reímos recordando las palabras del otro día de Juan Marsé durante el acto en el que por fin, después de meses y estaciones en que habíamos intercambiado multitud de correos-e, nos conocimos en persona: el barcelonés añoraba los tiempos en que la relación autor-editor estaba más humanizada. Recordó cómo era la suya, y la de otros escritores que empezaban entonces, con Carlos Barral y deploró que ahora las grandes editoriales estén repletas de eficaces ejecutivos con los que un novelista apenas tiene contacto.

Conocí la obra narrativa de Giovanna a finales del verano pasado. La lectura de un artículo en una revista digital me llevó a una búsqueda en Google. De un enlace a otro hasta que pude dar con un relato suyo en algún otro rincón remoto de la red. Me fascinó de inmediato la potencia de su palabra y el torrente de imágenes y mundos que maneja. Recuerdo que escribí a su editorial boliviana y ellos me contestaron rápidamente con su e-mail: Giovanna trabajaba durante unos meses en la Universidad de Florida con una beca del Programa Fulbright-LASPAU. Ayer conversamos de las interioridades del mundo editorial en España, de las tribulaciones de la edición independiente y de las posibilidades que podría tener en ese contexto un libro como Niñas y detectives. Y otros cuentos con sangre dulce, que es la recopilación de relatos que en pocos días tendremos en la calle. Lástima que ella no pueda estar en Madrid durante la próxima Feria del Libro. Hablamos de nuestras preocupaciones personales, de los planes para los próximos meses, de sus hijos y de los míos, de nuestras ex parejas, de la situación política en Bolivia y el departamento de Santa Cruz (de donde ella es natural). Compartimos luego un menú con rancio sabor a rancho de estudiante. Y hasta nos quedó tiempo para analizar la influencia de los astros en nuestras circunstancias actuales. Son encuentros de los que uno regresa fortalecido en su estado de ánimo (ya me ocurrió hace un par de semanas mientras cenaba con otro de nuestros escritores-amigo, el barcelonés Eduardo Moga, de paso por Madrid y rumbo a Cosmopoética). Y convencido de que, en efecto, no todo van a ser sobresaltos en la vida del pequeño editor.

5 comentarios:

Gio dijo...

Pepo, gracias por los libros. Qué edición más cuidada y creativa! Las niñas y los detectives están en manos excelentes.
Nos vemos tonight, en Madrid.

G.

Roger O. dijo...

Sería fabuloso que una escritora de tanto talento (además, boliviana) pueda tener acceso al mercado editorial internacional. Estaría desde temprano en la fila de autógrafos.

Miguel Lundin Peredo dijo...

El libro llamado "Tukzon, historias colaterales" (2008),no es una coleccion de relatos,es la segunda novela de Giovanna Rivero Santa Cruz que es una novela hibrida, es practicamente una novela de serie negra que mezcla diferentes generos narrativos en sus historias independientes pero unidas desde el prinicipio de la novela,debo decir por segunda vez en este blog que Tukzon, no es un libro de cuentos, es una novela policiaca con aires de narrativa de ciencia ficcion,Giovanna esta escribiendo actualmente su tercera novela que tambien esta dentro del genero de la literatura policial y que yo estoy seguro que sera una muy grata sorpresa para los amantes de sus cuentos y novelas.

A dijo...

Bartleby ha tomado una buena desición al poner en marcha la publicación de la narrativa de Giovanna Rivero y se espera que alcance a muchos lectores. El valor estético de su literatura hace que sea una lectura obligatoria. A pesar de encontrar en ella signos familiares y consoladores, no es una literatura light que sólo incorpora signos que están de moda, sino una que muestra síntomas de un contexto de empuje globalizador sin perder de vista el sabor y los problemas de lo local y lo recóndito. Por otra parte ese localismo y viaje a lo más oculto del ser humano trasciende lo particular, ya que en su narrativa podemos vernos reflejados, despojados de nuestras máscaras sociales. ¡Bravo a Pepo Paz y Bartleby Editores!

Corresponsal Intermitente dijo...

Que tal Pepo, te mando una entrevista que le hicimos a Giovanna en su paso por Madrid, donde habla sobre su obra y su primera publicación en España con ustedes.
La entrevista salió publicada en España en la revista Raíz Bolivia del mes de Junio.
Está también la portada de "Las niñas y los detectives"

http://corresponsal-intermitente.blogspot.com/

saludos, un abrazo

Archivo del blog

Datos personales

Si estás interesado/a en saber más sobre nuestros libros visita la web www.bartlebyeditores.es

Visitas