20/5/09

Matar al poeta: Gamoneda-Benedetti

Me advirtió ayer Xoán Abeleira, cuando conducía de regreso al aeropuerto de Lavacolla, sobre la tormenta que habían desatado ciertas (supuestas) declaraciones de Antonio Gamoneda acerca de la poesía de Mario Benedetti. Digo "supuestas" porque ni yo estaba allí cuando las pronunció ni tengo porqué dar fe de que lo que lanzaron al aire las agencias de noticias y recogieron algunos medios fuera exactamente lo que dijo nuestro premio Cervantes. Es más, leo y releo las supuestas declaraciones de Gamoneda y no veo en ellas nada más que lo que parece que quiso decir: que a él la poesía de mi admirado Benedetti no le interesaba. Es decir, que ha expresado en público una opinión que muchísimos de sus colegas poetas (desde los escasísimos poetas mayores hasta la legión de poetas menores que tenemos en España) comparten en privado y que nunca se atreverían a expresar delante de unos micrófonos o unos periodistas.

A cuchillo y con toda la caballería han saltado a la palestra algunos de esos poetas deudores de los muchos premios y enjuagues que controla y reparte la factoría de Chus Visor. Uno se pone malicioso: ¿y si Gamoneda publicara su poesía en esa casa y no en otras editoriales le habrían saltado al cuello con idéntica celeridad los amigos de Luis García Montero?¿alguien se escandalizó en público porque el último Premio Nacional de Poesía fuera al excelente Joan Margarit, autor de Visor y con libro en castellano pendiente en la colección que allí dirije García Montero -miembro también del jurado de ese premio Nacional-?¿escucharon ustedes alguna palabra en contra de Benjamín Prado o de Benítez Reyes?

La obra (amplia) de Benedetti goza de una legión de lectores inversamente proporcional al afecto que sus poemas levanta entre poetas como el bueno de Gamoneda. No sirve que me digan que el libro más vendido de poesía en España, ediciones y ediciones, fue aquel que compiló Ansón en su momento. La comparación no es posible: Mario Benedetti fue novelista, cuentista, ensayista y poeta. Sobre todo novelista. O sobre todo cuentista. O sobre todo ensayista. Y, sobre todo, poeta. La tregua lleva siendo novela de cabecera desde hace cincuenta años de generaciones y generaciones de lectores latinoamericanos y españoles. Benedetti es uno de los grandes referentes de la literatura en español del siglo XX. Pero es que, además, se ganó a los lectores porque era un escritor del pueblo: generoso y sencillo.

Ahora recuerdo con una sonrisa cuando hace unos diez años, dando Bartleby Editores sus primeros pasos, un día le dejé un recado en el contestador telefónico de su casa de Madrid ¿imaginan lo que ocurrió? Que el mismo Benedetti devolvió la llamada y casi se excusó diciendome que su editor en España era Visor y que, claro, su compromiso no podía romperlo. Pocos autores son capaces de aunar tanto compromiso y generosidad hacia los demás. Sólo los grandes, sin duda (y ahora viene también al recuerdo la reacción de otro narrador -tertuliano en la RNE aznarista de entonces y columnista semanal en un suplemento cultural de tirada nacional- que llamó encolerizado por teléfono a Pío Serrano, editor de Verbum, para preguntarle quién se creía que era ese tal Pepo Paz para pedirle a él que reseñara un libro en su suplemento. Antecedentes: durante una presentación de uno de nuestros libros en la Casa de América de Madrid, semanas atrás, alguien me dio a conocer en persona a este individuo y él mismo me dijo que cuando saliera el libro se lo enviaramos...)

Compartí también hace unos años conversación y tiempo de confidencias en un viaje en mi coche entre Oviedo y León con Antonio Gamoneda. Fue al regreso de la presentación en la capital asturiana del primer libro que habíamos publicado de Marcos Canteli. Antonio se empeñó en invitarme a cenar y acabamos compartiendo mesa a las tantas de la noche en un modesto bar de La Virgen del Camino, a las afueras de León. Pondría la mano en el fuego por Gamoneda: no creo que expresar nuestra opinión sobre algún aspecto concreto de la obra de un colega sea motivo de linchamiento público. Aunque a Gamoneda haya muchos que estaban esperando ajustarle cuentas hace tiempo. Desde los secuestradores de cadáveres exquisitos hasta los que le miran mal por ser un tipo consecuente y de izquierdas. Así está el patio.

7 comentarios:

David PCh dijo...

No podría estar más de acuerdo. En este país muestro, cuando se nos pide que actuemos con tacto lo que de verdad se nos está pidiendo es que seamos hipócritas. Por el contario, ceo que actuar con tacto es, por ejemplo, decir lo que uno piensa cuando se lo preguntan, y no cuando la situación lo aconseja

Manuel dijo...

Antonio Gamoneda, ciertamente, no ha tenido el don de la oportunidad al exponer su visión sobre la poesía de Benedetti poco después de que éste hubiera fallecido. pero no ha sido para montar el escándalo que se ha montado. He leído la noticia por activa y por pasiva en distintos medios y sólo expresa su desacuerdo con la poética realista del uruguayo. Ha sido, insisto, inoportuno, pero nada hiriente. Sin embargo, la respuesta que han dado editor y poetas por él editados (hablo de Chus Visor, por supuesto, editor mío también, por cierto) ha sido desmedida, intolerante, autoritaria y carente de todo rigor al enjuiciar con una simpleza (que no sencillez)grosera y errática la obra de Gamoneda. La carga del Séptimo de Caballería contra el jefe indio desnudo y desarmado. O algo así. Buena entrada, Pepo.

LOWON dijo...

Antonio Gamoneda es un hombre auténtico, dichoso, desinteresado, amigo de sus amigos y con un maravilloso pasado ejemplar. Y no digamos nada de su altura como poeta. Gracias por su entrada, caballero.

rubén m. dijo...

Las palabras de Gamoneda me parecen llenas de respeto. Es vergonzoso este linchamiento, por parte de gente que se llena la boca hablando de libertad de expresión, cuando arrojan toda su artillería contra aquél que ose escapar del pensamiento único. Muy decepcionante.

Hipatia de Alejandría dijo...

Es simple: cuando alguien como Benedetti se muere, automáticamente se convierte en mito, y por lo tanto en pasto de comentarios a favor y en contra. En alguna universidad suramericana te dirían que Benedetti, estilísticamente, no era un gran poeta, pero creo que a estas alturas -las del mito- poco importa si lo era o no, lo que importa es lo que has dicho tú (y no creo que eso represente ninguna ofensa a la memoria del autor): que fue un poeta del pueblo, que nos llega al alma a todos, que es un poeta del corazón, alguien capaz de de escribir "en la calle CODO A CODO", cuando todavía algunos siguen afirmando hoy -en épocas de un supuesto "feminsimo" e igualdad sexual- que "detrás de todo gran hombre hay una gran mujer", un concepto que ya debería ser considerado por muchos transnochado, y que sin embargo Benedetti escribíó hace una punta de años...
Entonces, ¿qué nos importa si fue un gran poeta a nivel estilístico o no? Fue un poeta del pueblo, y todo lo que pueda decirse sobre él no creo que pueda ofenderle -en paz descanse- porque su honestidad se respiraba en cada verso.
Pero es mi opinión.
Un saludo, Pepo.

Kostas Kamaki dijo...

Sobre este asunto, las palabras de Gamoneda, no me parecen delicadas..., no sé si inoportunas..., siempre y cuando las haya dicho él, y no se las hayan puesto en "su" boca. Aún no leído algo en donde diga que Gamoneda desmienta o ratifique sus palabras.
Precisamente acabo de leer el libro titulado "Rincón de Haikus", de Benedetti y, la verdad, no me parecen unos extraordinarios Haikus...; de Gamoneda hace tiempo que no leo nada pero, no todo lo que he leído, me parece maravilloso...
¿Poetas menores o mayores, en pañales o en delantales...?. ¿Por ser premiado "generosamente" perteneces al mundo de los poetas "mayores"...?. Los instantes de deslucidez pueden aparecer en cualquier momento. Por cierto, Paco Ibáñez, cuando cantaba junto a Rafael Alberti lo de "Poesía para el pobre...", hacía mucho hincapié en lo de "...manchándose las manos...", e iba dirigido al mundo del puño y la rosa..., supuestamente de izquierdas...
Saludos.

Mario Benedetti dijo...

beno! Antonio Ganoneda me gusta mucho.

Archivo del blog

Datos personales

Si estás interesado/a en saber más sobre nuestros libros visita la web www.bartlebyeditores.es

Visitas